En homenaje a Gilberto Gaggino, ex presidente y personaje importante en la autonomía de la ciudad de Ensenada, este histórico espacio fue adquirido en la década del 60 y para mediados del mismo se construyeron dos pisicinas de agua salada. Lugar de disfrute de los socios de diciembre a marzo, hace que sea el más oncurrido durante la temporada de verano. Cuenta con sector de mesas, dos canchas de Tenis Criollo reglamentarias, un cancha de Beach Vóley y un MicroEstadio de 600m2 para el desarrollo de distintas actividades y en los últimos años del famoso baile tradicional de la región "El Malón del Palo Bonito".